22 agosto 2018 | ESTILO

VIDA SARTORIAL

Algunas consideraciones elementales que necesitas saber si tu idea es entrar en el mundo sartorial sin cometer errores y dar con una imagen genuina, elegante y de alto impacto.

Nunca debe faltar un traje o como solemos llamarlo un ambo de excelente calidad en el vestidor masculino. Dentro del fondo de armario es un básico, pero no un obligatorio, ya que dependerá de las situaciones de agenda que tengas. En este momento sería descabellado obligar a un hombre a comprarse un traje si no lo necesita a diario, pero si una brillante idea considerarlo dentro de los pendientes o a sumar en situaciones convenientes como la época de liquidaciones.

Este tipo de prenda es perfecta para eventos sociales importantes, entrevistas, reuniones de trabajo o sí la etiqueta de la empresa a la que perteneces lo requiere. Estos últimos años se han ampliado las casas especializadas en el mundo sartorial, incluso su uso en las fotos del street style masculino. Sólo cuestión de salir de lo cotidiano y darle una gran oportunidad en tu vestidor  ya que viste realmente bien y es la prenda masculina por excelencia. Si el tejido, la hechura, el calce y el color son los indicados puede ser un verdadero comodín para estar presentable en cientos de oportunidades. Desde las más formales y hasta las más trendy, ya que las tendencias internacionales levantaron el pulgar bien alto mezclándo trajes con sneakers blancas, camisas sin corbata y hasta remeras.

Un hombre con traje tiene un porcentaje muy alto de estar elegante, siempre teniendo en cuenta  los zapatos y la camisa que  completan y potencian el conjunto.  No quiero olvidar algo muy importante para que tu imagen sea la de un verdadero hombre Bond. Si el talle o las terminaciones de tus prendas no están cuidados no hay nada que hacer con el resultado, sin importar que tan costoso sea el traje y acá no hay actitud que revierta la situación. Si empiezas a vivir en el mundo sartorial o a acercarte para algunas ocasiones, debes tener un buen sastre que siga de cerca todas sus terminaciones y ajustes

ALGUNOS TIPS:

Se debe tener al menos un traje en color azul oscuro, gris y negro. Dejar el traje color negro para eventos o reuniones muy importantes. Para la oficina los azules o grises son los más acertados

Minimizar las cuotas creativas. Un cinto discreto y de excelente calidad como los zapatos y el portadocumentos, una corbata discreta, pero sofisticada y un pañuelo asomandose tímidamente en el bolsillo superior  son excelentes aliados para darle vuelo alto a un conjunto formal

Las medias del mismo color que el pantalón, queda prolijo, elegante y no hay más información que las que pueda aportar un lindo par de zapatos de la mejor calidad que te puedas permitir.

El saco abierto solo cuando tomás asiento. El hombre debe aprender esos toques de gentleman que lo dejan siempre bien parado. Eso incluye saber sacar y ponerse un saco. Es una prenda valiosa y no un trapo.

La opción más certera es un traje cuyo saco sea recto y de dos botones. El botón inferior  se deja siempre desprendido. Eso da soltura al caminar y quita el efecto ñoño

Jamás intentes armarte un traje comprando un saco por un lado y el pantalón por el otro. A la luz el tejido y las diferencias de color dejan en evidencia que no es un traje.

De los gemelos y otros complementos me ocuparé en un postéo próximo…Hasta entonces!!

Por

Coach de Imagen - Periodista especializado en moda masculina. @diazechegaray

Publicado el 22 agosto 2018

768 a 983
480 a 767
479